En el marco de la Feria del Libro Guadalajara 2018 la Lic. Rosy Esquivel R. tuvo el agrado de presentar durante este festín de lectura su nuevo libro referente al uso de las Mándalas, en esta ocasión dedicadas a la sanar el alma mediante la meditación.

Este libro reúne una selección personal de mándalas, recordemos que no todos los mándalas tiene un mismo fin, por lo cual debe ser cuidadosamente seleccionados para obtener los beneficios deseados o recomendados por su terapeuta.

Hoy en día cada vez los especialistas en salud emocional recurren a uso de los mándalas como un apoyo terapéutico.

¿Sabías qué? Mándala significa círculo en sánscrito. Esta palabra es también conocida como rueda y totalidad. Más allá de su definición como palabra, desde el punto de vista espiritual es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente. También se le define como un sistema ideográfico contenedor de un espacio sagrado.

Los mándalas son utilizados desde tiempos remotos.

Tienen su origen en la India y se propagaron en las culturas orientales, en las indígenas de América y en los aborígenes de Australia. En la cultura occidental, fue Carl G. Jung, quien los utilizó en terapias con el objetivo de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres humanos. Jung solía interpretar sus sueños dibujando un mándala diariamente, en esta actividad descubrió la relación que éstos tenían con su centro y a partir de allí elaboró una teoría sobre la estructura de la psique humana.

Según Carl Jung, los mándalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente. Afirmó que el arquetipo de estos dibujos se encuentra firmemente anclado en el subconsciente colectivo.


Los mándalas también son definidos como un diagrama cosmológico que puede ser utilizado para la meditación. 

Según la Psicología, el mándala representa al ser humano. Interactuar con ellos te ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial. Es como comenzar un viaje hacia tu esencia, te abre puertas hasta ahora desconocidas y hace que brote tu sabiduría interior. Integrarlas a tu vida te dará centro y la sensación de calma en medio de las tormentas.


El trabajo de meditación con mándalas puede consistir en la observación o el dibujo de éstos. En el primer caso, con sólo sentarte en un lugar cómodo, lograr una respiración rítmica y profunda, y disponerte a observar algún mándala de tu elección, puede llevarte a un estado de relajación y te sentirás más alerta ante los hechos que suceden a tu alrededor.

El proceso de observación puede durar entre tres y cinco minutos.

Si deseas más conocer al respecto te recomendamos estar atentos a nuestras publicaciones en Facebook así como nuevas notas en nuestro blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *