La infidelidad es tan antigua como la existencia de la humanidad y puede ocurrir a nivel emocional y/o sexual. 

Sin embargo, cuando una pareja decide casarse, suelen establecer reglas de convivencia para evitarla. El compromiso de matrimonio se fundamenta en buen trato, confianza, respeto y fidelidad

De tal manera que, la infidelidad puede definirse como la relación que se da fuera de una relación formal que quebranta el compromiso sentimental de ser leal al otro.

Sin embargo, algunos optaran por el divorcio y otros se sientan obligados a quedarse con la pareja para cumplir con el compromiso. 

Lo cierto es que la infidelidad no debe ser la razón suficiente para el divorcio. Después de experimentar una falta tan dolorosa como lo es la infidelidad, es muy importante consultar a un consejero matrimonial o buscar la ayuda de un psicoterapeuta de pareja.

Investigaciones recienten el tema, han comprobado que la infidelidad puede ser una oportunidad de darse cuenta de los errores de mantenerse en una relación o de valorar a la pareja y esforzarse por rescatar la relación.

Weiner-Davis afirma que la infidelidad actúa como un catalizador de cambios positivos. Siempre y cuando los daños no sean el abuso físico o adicciones. Sin duda, conservar una relación de pareja hoy en día es un verdadero desafío ya que “exige” cuidar las necesidades emocionales y sexuales de los involucrados.

Principales razones de descuido emocional/sexual que pueden llevar a la infidelidad.

  • Trabajo: Dedicar mucho tiempo al trabajo
  • Tareas en el hogar: Estar más preocupado por mantener el orden, limpieza, cuidado de los hijos etc.
  • Actividades fuera de casa: Contraer compromisos sociales o personales que ocupen mucho tiempo (juntas, reuniones, grupos de ayuda, estudios etc.)
  • Redes sociales: Buscar amistades, distracciones o diversiones con otros a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, WhatsApp etc.
  • Crisis personal: Atravesar por un momento de dudas, insatisfacción, frustración etc. causado por motivos personales (trabajo, escuela, familia, amigos, salud etc.)
  • Los hijos: Dedicarse desmedidamente a los hijos.

Recuerda: El divorcio no siempre es la razón suficiente a excepción de la incapacidad absoluta o imposibilidad de convivir con otra persona o por violencia (cualquier tipo de abuso que desequilibre la salud física y mental).

Mi experiencia e intervención como orientadora familiar y de pareja, me permite asegurar que si una pareja desea mantener su matrimonio lo puede lograr a pesar de una infidelidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *